Aprende a preparar una deliciosa crema de calabacín fácil y rápido

El calabacín lo podemos encontrar en todo el año en los  mercados, pero es una verdura de verano; por ello su mejor época, cuando encontramos calabacines más sabrosos, es entre julio y septiembre. Es por esta razón que les sugerimos probar la crema fría de calabacín.

Esta es una hortaliza que debemos incorporar a nuestra dieta por sus valores nutricionales que se componen su componente principal que es el agua, seguido de los hidratos de carbono y pequeñas cantidades de grasa y proteínas.

Beneficios.

El calabacín se ha beneficiado del interés creciente por la salud y la silueta. Como contiene abundante agua y fibra, llena el estómago y no puede faltar en las dietas de adelgazamiento, siempre y cuando no se consuma frito.

  1. El 95% es agua.
  2. Contiene vitamina C,B3 y provitamina A
  3. Rica en fibra.
  4. Bueno para adelgazar
  5. Contiene minerales y oligoelementos como el fósforo, el potasio, el magnesio y el calcio.

Ingredientes.

  • 4 calabacines medianos
  • 1 patata
  • una cebolla
  • 1 pastilla de caldo de verdura
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 100 ml de nata
  • Nuez moscada
  • Perejil

Preparación.

  1. Primero, lavamos bien y cortamos los calabacines en rodajas. Podemos pelarlos antes o no, va en gustos, si dejamos la piel la crema tendrá un color más verde y en la piel se concentran gran parte de las vitaminas del calabacín, aunque puede darle un gusto algo más amargo.
  1. Pelamos y cortamos en trozos también la patata, y picamos la cebolla. Ponemos todo a rehogar en una cazuela con un poco de aceite durante unos 5 minutos a fuego bajo, le añadimos el caldo de verdura hasta cubrirlo todo y lo dejamos cocer durante otros 20 minutos. Le añadimos la nata, la sal y una pizca de nuez moscada si nos gusta.
  1. Cuando haya vuelto a hervir, lo dejamos enfriar un poco antes de pasarlo todo por la batidora, retirando un poco del caldo de cocción para que quede consistente. Luego lo batimos hasta que quede bien cremosa. Comprobamos el punto de sal y lo servimos.

4. Para adornarla y darle un toque final, podemos espolvorear un poco de perejil fresco picado, unos picatostes de pan y un poco de nuez moscada. También tened en cuenta que podemos servir una crema fría de calabacín o caliente, así que es un plato ideal tanto para el invierno como para el verano.